vestido novia

Tag

Archives

6 Comentarios

Cuando hablamos de vestidos de boda exclusivos, nos salta la idea de caro y nada más alejado de la realidad.

Un puede ser un vestido de boda económico si aplicamos lo que tantas veces nos cuesta aplicar: ideas, diseño y estilo.

Y es que un vestido de boda con un diseño original, al estilo de la madrina de novia, hermana de novia o invitada, resultará un vestido elegante y exclusivo.

Si de ideas se trata, apuntamos alguna, el utilizar encaje, sino en todo el vestido en cuerpo o mangas o ambas, el vestido ganará en diseño; lo mismo si aplicamos un cinturón de pedrería de diseño o aplicamos pedrería para sujetarlo al cuello, por ejemplo. Se trata de ideas y de diseño, luego, la diseñadora o modista de novias sabrá darle el estilo apropiado al gusto y personalidad de la madrina o invitada que lo va llevar.

Originalidad en costura.

Y es que la originalidad, la elegancia y exclusividad con un buen diseño, el estilo adecuado y el uso de tejidos nobles, son fundamentales en costura, costura de diseño y costura a medida; quizás tú, mujer, madrina, invitada, no seas capaz de ver el resultado final, pero un taller de costura a medida, dirigido por modistas te hará un diseño a tu gusto y estilo inspirado en cuatro, cinco, seis fotos que te hay impactado.

La modista, especialmente una modista de novias experta sabrá dar vida al modelo que tú le sugieres y el resultado será elegancia y exclusividad de la mano de la economía con la ventaja de que te sentirás única, segura, a tu gusto, estilo y medida y, además, ese vestido modificado, rediseñado, con un coste menor, te puede valer para ir a otra boda y con los complementos de costura adecuados parecerá otro vestido.

Se práctica, déjate aconsejar para dar forma a tu idea, en las tiendas de novias que tienen taller además pueden hacerte los complementos exclusivos o los tocados en la misma tela, coordinados, con pedrerías y recuerda, un vestido de diseño aguanta la moda de diez años.

0 Comentarios

La cambiante sociedad española respecto a hace unos años plantea en ocasiones dos madrinas de boda:

Novia que ha perdido su padre, su madre no se ha vuelto a casar ni tiene pareja y quiere que quien le lleve al altar sea su madre; dos madrinas acompañando a novia y novio en el sí quiero; juntas, unidas frente a sus hijos y con vestidos de madrina coordinados para hacer una ceremonia armoniosa.

¿Que cosa más bonita  que una madre acompañe a su hija al altar en nombre de su padre; con ese sentido, durante la boda sentirá menos la ausencia de su marido.

Madre de novio separada que ha rehecho su vida con otra pareja. La madre natural reclama su papel de madrina de boda, pero la compañera actual del padre se siente desplazada y con  acuerdo una solución protocolaria: dos madrinas de boda acompañando en el altar al novio y, por ser su madre natural, la madrina lo lleva al altar haciendo el paseo entre invitados.

Algo no tan generalizado como dos madrinas en el bautizo. ¿Y qué dice la Iglesia? Normalmente, cada cura toma una decisión y no se oponen.

Con tacto y delicadeza, los problemas protocolarios se solucionan.